• Me llamo Ayoub y esta es mi historia

    Me llamo Ayoub y esta es mi historia.
    Un día, no hace mucho, con mucho esfuerzo y sudor conseguí situarme entre los mejores atletas sub 23 de Europa  representando a España, mi país,  con el máximo orgullo. Pero hace dos años, y por unas conversaciones telefónicas mantenidas con terceras personas y totalmente tergiversadas, la Guardia Civil entró en mi domicilio buscando sustancias dopantes al entender que formaba parte de una trama delictiva. El domicilio era el de mis padres, donde convivía con mi hermano Idriss y mis hermanas pequeñas. Revolvieron todo,  y “tuvieron” la suerte de encontrar un medicamento caducado que tomaba mi padre, el cual fue recetado por una doctora para su dolencia. Se justificó la presencia  de dicho medicamento en el domicilio, al igual que se justificaría si mi hermana pequeña tuviera que tomar, por ejemplo, ventolín. Decir también que nunca dí positivo en la infinidad de controles que me hicieron en el pasado. Esgrimí antes de que me sancionaran los motivos de la presencia del medicamento en una estancia de la casa de mis padres. Efectué alegaciones a la Agencia de Protección de Salud del Deportista, recurrí al Tribunal Administrativo del Deporte, imploré comprensión tras proclamar mi inocencia,… pero desgraciadamente nada de eso sirvió para nada. La AEPSAD me sancionó a mí y a mi hermano Idriss con la misma pena, 4 años de suspensión de licencia deportiva y 3.001 euros para cada uno. Algo inconcebible, pero esa parecía que debería ser mi cruda futura realidad. Pero afortunadamente tuve suerte;  la mucha suerte de encontrar un abogado que creyera en mí, un abogado que sé a ciencia cierta que jamás me defendería si hubiera dado positivo en un control antidopaje. Un abogado que pese a los reveses iniciales no desistió, y sin cobrarme nada,  presentó un Recurso Contencioso Administrativo ante el Juzgado Central. Pasaron los meses de depresión, de noches sin dormir, corriendo y trotando sin correr, trabajando en lo que encontraba y preguntándome siempre aquello de  ¿que habría hecho yo para merecerme esto? Mi mente no podía asimilar semejante injusticia.



    Pero un buen día del pasado Noviembre, un día que nunca olvidaré, ese gran abogado me llamó y me dijo que todo el esfuerzo había merecido la pena, pues el Juzgado Central de lo Contencioso Administrativo Nº 7  nos daba la razón y decretaba en su sentencia la nulidad de la sanción, dejando sin efecto la prohibición de competir así como la  multa que se me había impuesto. Tras llorar de rabia, pero también con gran alegría, y con mi madre abrazada a mi,  volví a acordarme de lo que era la felicidad.  Cogí las zapatillas y me fui a correr, ligero como pocas veces en los últimos 24 meses lo había podido hacer, pues volvía a volar y volvía a poder hacer aquello que tanto amé  desde niño. Me han quitado 2 años en mi carrera deportiva y un Juez ha dicho que la AEPSAD y el TAD no deberían de haber hecho eso nunca; me han impedido firmar un contrato que tenía apalabrado mi manager con una multinacional; me han hecho soltar muchas lágrimas de rabia e impotencia….pero dos años después un abogado y la justicia me han devuelto la dignidad.

    Gracias a los que creisteis en mí.
    Esta es mi historia, me llamo Ayoub.
  • 0 comentarios:

    Publicar un comentario

    Calendario

    No te pierdas ni una competición, mantente al día sobre los próximos eventos con nuestro calendario.

    .

    EMAIL

    tri3world9@gmail.com